22 jul. 2012

25 DE XULLO DO 2012, XUNTOS NUNHA IDENTIDADE COMÚN PANGALEGA NA QUE NUNCA SE PON O SOL)


25 DE XULLO DO 2012 (APUNTES NO DIARIO DE INTENCIÓNS: XUNTOS NUNHA IDENTIDADE COMÚN PANGALEGA NA QUE NUNCA SE PON O SOL)
Teño practicamente decidido que, do mesmo xeito que fixen o ano pasado, este 2012 interpretarei un só de gaita de resistencia individual, negándome a compartir espazos reivindicativos nos que a masa, que ten moito de cemento e pouco de crítica realmente revolucionaria, recórdame a eses rabaños que cada ano percorren, vixiados por cans amestrados e  dirixidos por pastores (ainda que haxa algunha que outra honrosa excepción) a soldo dos seus amos, as Canellas Reais, nos que non hai espazo para a disidencia nin o libre pensamento e cuxo obxectivo verdadeiro é cumprir obedientemente esa metáfora de emigración en busca de pan que é a Mesta anual. Non, non me interesa xa poñer máis coroas de flores a ninguén, nin escoitar proclamas ou discursos dos que se apropiaron dos micrófonos e medios de comunicación para silenciar á inmensa maioría que non pode falar a través deles, nin asistir a ese paripé que interpreta o vasalo correspondente e que se denomina ofrenda institucional ao Apóstolo, nin escoitar o himno Galego incompleto porque as estrofas malditas son politicamente incorrectas, nin camiñar prietas as filas polas empedradas rúas de Santiago para percorrer esa mesta anual cuxo itinerario sempre me leva de volta á casa coas mesmas incómodas frustracións de sempre. A miña Galicia, e espero que a de moitos Galegos e Galegas, camiña da man dunha REALIDADE IDENTITARIA PANGALAICA que trascende as fronteiras territoriais da Galiza Ibérica e xa é independente de feito porque renega desa tradicional hipnose colectiva que a sitúa, dende tempos inmemoriais, tan a cabalo entre o pasado histórico e o futuro hipotético que elimina completamente o presente. Sendo e exercendo de Galegos e Galegas estaremos en Ourense, Nas Galizas territoriais do norte e sul do Miño, en Venezuela, Panamá, Arxentina, México, USA, Cuba, Uruguai, Chile, Alemaña, Franza, Gran Britania, Holanda, na Africa e en Asia, XUNTOS NUNHA IDENTIDADE COMÚN NA QUE NUNCA SE PON O SOL...

© Xabier González, 2012
Twitter: @xabiergzalez

1 jul. 2012

NACIONALGALEGUISMO, ¿CONTRADISCURSO TRANSVERSAL OU MÁIS DO MESMO CONTADO DOUTRO XEITO?


 
Un, que ten alma rural e residencia urbanita, a miúdo recorda a un patriarca de pobo -deses que, con excesiva frecuencia, intelectuais, políticos e columnistas desprezan porque levan sombreiro de palla enriba da boina e non teñen nin ganas nin parede que desexe lucir a Orla con barrete-. Podería, ¿por que non?, chamarse Pepe e talvez tería un alcume que o proxectaba trasversalmente, en horizontal e vertical, a través do tempo.

Si, un recórdao porque llo merece, porque ninguén mellor ca el soubo facerme entender a forma e o fondo do espírito dunha Identidade, a Galega, que tamén é transversal, horizontal e verticalmente, e á que os anos, contados por séculos e milenios, converteron en erudita a pesar dos pesares e das innumerables domas e castracións -sociais, económicas, políticas, idiomáticas, culturais, etc., etc.- ás que se viu sometida dende que a meseta é España e o resto existimos por pura casualidade ou accidente.

Pepe, que tiña moito de insumiso e pouco de obediente, repetía sempre que antes de poñerse a inventar solucións ás necesidades, individuais ou colectivas, había que asegurarse de que non existían porque, pola contra, o innovador non ía moito máis alá de repetir o vello con palabras novas. Cada campá ten un son, ás veces con cambiar o badalo e o sancristán pode parecer que a parroquia ten campá nova... pero é a de sempre e non creo que os fregueses e freguesas escépticos volvan participar de rituais e liturxias polo mero feito de que a campá soe algo diferente... mesmo os curas oficiantesnon son excesivamente importantes, salvo en aspectos de aconsellable renovación estética que achegue a imaxinaría necesaria para unha mellor visualización da nova ética. A clave empeza no misal, medra cos Evanxeos de referencia ideolóxica e acada o seu máximo esplendor cando é capaz de transformarse en métodos eficaces e sostibles que, sen présas excesivas pero sen pausas eternas, convertan no máis parecido a un paraíso o inferno que estamos a vivir.

Se cambias a linguaxe pero o fondo permanece conseguirás un remake hollywoodiense con aspiracións, unha película de tempada con pretensións de grandeza que corre o risco de sentar tanta cátedra como as de Pajares e Esteso perseguindo louras nórdicas en Torremolinos. Pero o vodevil político é un xénero aprezado, ainda que xa só recruta adeptos entre a minoría que acode ás urnas; que se reparte sempre aos que votan e nunca ao electorado, creando así unha democracia representativa endogámica e excluínte que fomenta a exclusión electoral e o escepticismo cidadán.

Por iso a responsabilidade de propoñer innovadores proxectos políticos é algo máis que facer de pinchadiscos discotequero e propoñer "mixeaos" de Rumba nacionalista, Bachata liberal, Tango ou Bolero galeguista, Mambo independente, Son centrista, Godspell conservador, Country Folk cultureta,New Ageecoloxista, Heavy Punk independentista reacomodado discursivamente como soberanismo cívico e ducias de estilos independentes interpretados pola banda de música municipal. Iso, como moito e digan o que digan, está máis preto do ruído que da música...

Permitídeme que dubide... ¡que dubide moito!... ¡que dubide sen dúbidas!; que respecte enormemente o esforzo, a intención, a ousadía, a vontade e a dedicación dos que tiran do carro pero que sexa escéptico a rabiar co Nacionalgaleguismo voluntarioso do discurso transversal. E é que sigo sen ver outra cousa que máis do mesmo contado doutro xeito; ogallá a solución sexa tan simple como poñerme lentes, porque a Galicia Identitaria -aquela na que sempre cremos os Pangaleguistas, esa que vai máis alá do territorio Ibérico, Portugués e Español, da nosa nación- necesita unha campá nova e inmaculada, forxada con bronce non reciclado, con curas e acólitos que non se presenten diante da cidadanía como conversos á nova fe, con Misal e Evanxeos que dimensionar o impacto e non caian no corpiño do dogmático, cun futuro que non necesite abrazarse sempre e obsesivamente ao pasado porque padece dun xigantesco complexo de inferioridade intelectual e política...

Ogallá sexa posible... como cidadán o desexo con todas as miñas forzas ainda que, cada día ao erguerme da cama, a única percepción que teño é a de sentirme atrapado en terra de ninguén... por una beira, os exércitos do poder establecido, a banca, a coroa, as orgaizacións empresariais nas que só teñen voz os que facturan enormes sumas de diñeiro, uns sindicatos acomodados e domados a cambio dun prato de lentellas, un poder Xudicial corporativista e ineficaz para calquera cousa que non sexa distribuír inxustizas... a outra, unha masa voluntarista e con boas intencións "Esperando a Godot"sen mensaxe común definido -e, polo tanto, con proxección política máis virtual que real-, un millón de voces que expresan indignación dun millón de xeitos distintos e ofrecen un millón de fórmulas máxicas superlativas e incompatibles, algo que quere ser movemento cidadán pero que empeza e remata manifestándose nas horas libres e nos días festivos, unha revolución virtual cuxo maior poder e tamén debilidade é depender da tecnoloxía e estar ameazada polo esgotamento das pilas do teléfono móbil ou o PC portátil, unha marea cuxa única alternativa obxectiva é seguir sendo marea ata que se obre unha milagre social, política e económica, que apadriñe un amañecer novo aínda que ninguén saiba como debe ser nin sequera se vai producirse...

Por iso, por favor e porque máis que nunca a Galicia territorial e identitariao necesita, deixade de recorrer a eses rolos de galeguismo político esoberanismo cívico que é posible que vistan moito pero ispen aínda máis do que á primeira vista parece; utilizade termos novos, inmaculados, que reflictan a realidade presente e alimenten a esperanza de que, unha vez máis, os cidadáns non imos ter que soportar a cantata e fuga electoral dun coro de conversos ao Nacionalgaleguismotransversal que van ensinarnos a todos o que é e representa Galicia e as infalibles fórmulas de gobernar máis e mellor se é que se dan as condicións de que, acudindo fragmentados e desprezando a concentración do voto, o insoportable P.P. de Nuñez Feijoo perda a maioría.

© Xabier González, 2012


Twitter: @xabiergzalez


2 jun. 2012

A PARTICULAR ENFITEUSIS DOS TEÓLOGOS DA RELIXIÓN DE "SE NON PENSADES COMO EU PENSO, VOS NON QUEREDES Á GALICIA"



A dialéctica política padece a curiosa enfermidade de ser circular e cíclica, case ninguén achega palabras ou conceptos realmente novos e, aínda que pasen os anos, todo resulta ser "máis do mesmo"
Por iso o maiestático e mesiánico "vos non queredes a Galicia" reaparece sempre, como a maldición que é, cando individual ou colectivamente surje o sectarismo do "se non pensades coma min ou coma nós". E é normal, e é humano, e compréndoo; o que acontece é que Galicia dende hai moitos anos, e por moito que o neguen os protolíderes de gaita e pandeireta, deixou de ser "territorio colonizado por España e Portugal" e necesita xente comprometida que teña menos ambición persoal e máis talento. 
A Galicia "nai e señora, sempre garimosa e forte", preñada mil veces por yantares e yaceres culturetas disfrazados de accións políticas de concentración, está recluída entre as catro paredes mentais dalgúns que cren saber moito e entender aínda máis; e quizais esa Galicia territorial xa deixou de ter vixencia definitivamente para converterse na PANGALICIA que existe dende hai cen anos e á que, aínda hoxe, en pleno século XXI, os prohomes de opereta política e a mass media negan. 
E, claro, con actitudes de pavón e aptitudes de verso solto, predícase alí onde se pode que é imprescindible abrazar a teoloxía da concentración liberadora que invoca unha sorte de enfiteuse galeguista e pensa que ten ten un dereito real para reclamar a cesión temporal do "inmoble" territorial de Galicia. 
Comprenderedes entón que un remate por converterse á forza en ateo (pasando antes polas fases de expectante, analítico, escéptico, irónico e crítico) e prefira a marxinalidade da maioría á compañía duns poucos que se senten elixidos, líderes e profetas, un segundo antes de caer na tentación de choromicar mentres balbucen: "Non, non nos entenden".
Pero o problema é outro, a cuestión é que se sentan á mesa das "paparotas" para "arranxar Galicia" con fame endémica de protagonismo, disputándose uns a outros ese lugar propio dentro da coreográfica fotografía común que adoitan sacar os fotógrafos da prensa, con espírito sectario aínda que non conveña recoñecelo, asindo con forza o garfo e a culler para lograr a mellor tallada, utilizando o pano da mesa para limparse as babas ao escoitar o adulador correspondente que rolda dedicando afagos a quen conveña. E todo isto crea unha endogamia patólogica que se alimenta de egos que comparten un momento efémero no espazo e no tempo; unha singular orxía de persoas que se autoproclaman célibes, honestas e fieis, aínda que gardan baixo sete chaves o luxurioso segredo de estar dispostos a deitarse co primeiro "espírito santo" que sobrevoe a súa nudez pluscuamperfecta. 
E claro, chega un día en que tantos e tan "bos" non collen na cabeceira da mesa... no que, pouco a pouco, van saíndo da foto e reubicándose como "ceros á esquerda" aínda que estean sentados á dereita. Entoces atópalos amoucados, afundidos e buscando sombras nas que disimular mellor o seu papel de figurantes ao que o "proxecto común" lles relegou porque o aforamento de protolíderes estaba completo e se necesitaba espazo para os novos líderes emerxentes. 
Xustificar o por que cada vez "están menos" e xa case ninguén lles espera é complexo e humillante; só queda o que eles chaman "crítica construtiva" -palabriña que se invoca sempre que a ansia de destrución se fai dona da mente- e o consabido "non queren" ou "non queredes" á Galicia que, desesperadamente, intenta culpabilizar a calquera para que o saco da frustración sexa levadeiro.
Posiblemente o problema é que hai circos predestinados a que lle crezan os ananos, estruturas de concentración política tan singulares que só hai que darlles un pouco de tempo para que se converten en anécdota. Non importa que invoquen clixés por pura mercadotecnia, que se proclamen nacionalistas sensatos ou galeguistas dende sempre, que esixan un lugar na mesa por méritos políticos, ou porque de casta lle vén ao galgo ou destacando que participan en faladoiros de alto standing nunha colchoaría cando pecha o público as súas portas. O máis terrible é que, convivindo con estes figurantes, hai cidadáns honestos e comprometidos que ansían que esta vez calle e vaia en serio.
Ás veces pregúntome con que soñan as ovellas... se son elas ou son os pastores, cos seus cans, os que lles implantan sonos que rematan sendo pesadelos porque, á fin e ao cabo, a clásica función do bo pastor non é que as ovellas apliquen o libre albedrío no seu pastar cotián, nin que alcancen outro grao que non sexa o de dóciles "ovejitas leiteiras" ás que seguir muxindo e rapando ata que se morran.
Unha persoa á que teño en grande estima, Juan Carlos Cabanelas, dime sempre que os partidos políticos están obsoletos e que hai que crear estruturas de intervención sociopolítica novas. Nunca llo rebatín porque está no certo.

© Xabier González, 2012
Twitter: @xabiergzalez




12 may. 2012

40 AÑOS DE ESCLAVITUD Y UNA CANCIÓN DESESPERADA



Son dos de los muchos que hay iguales a ellos. Juan acumula a sus espaldas 38 años de trabajo asalariado y ahora, a sus 56, por mérito de la Reforma Laboral del gobierno del títere de la Merkel, acaba de ver inscrito su nombre en la oficina del paro y le han dicho que a su edad hay pocas expectativas de que vuelva a encontrar trabajo; junto a él María, que ayer cumplió los 50 y que mañana se levantará a las seis de la madrugada para hacer lo mismo que ha hecho durante los últimos 30 años: limpiar portales de siete a nueve, acudir a esos dos domicilios en la que es asistenta doméstica, hacer la compra y la comida de mediodía en su casa antes de marchar a toda prisa para completar su jornada laboral diaria, ejerciendo de todo (enfermera, criada, amiga, cocinera…) durante tres largas horas atendiendo a una pareja de ancianos nonagenarios.
Hace ya 30 años que se casaron y tienen dos hijos que viven con ellos; Manuel de 29, que ha terminado la carrera de derecho y consigue trabajos temporales en lo que salga; y Pepi, de 26, que lleva cinco años preparando todas las oposiciones que salen y ayuda, las poquitas veces que puede, en las tareas de limpieza que habitualmente hace su madre. Juan y María nunca han tenido tiempo libre de verdad, ni vacaciones ni puentes, aunque algunos domingos en el verano salían muy temprano en su utilitario para pasar el día, con sus hijos pequeños, en alguna playa de las Rias Baixas y, una única vez en su vida, consiguieron ahorrar lo suficiente para pasar una semana en Alicante.  
Mientras el estado se prepara para inyectar 7.000 millones de euros a Bankia, que irán a parar a los mismos bolsillos de quienes se los han llevado impunemente; Juan y Pepi, sin ser economistas de renombre ni expresidentes de nada,  cuentan euros  y céntimos de euro… quizás intentando comprender la razón por la qué cuarenta años de esclavitud se han convertido en una canción desesperada.
Juan calcula que, actualizando las cifras al presente en base al poder adquisitivo real que ellas suponen, en sus 38 años de trabajador ha cobrado salarios por un importe aproximado de 450.000 €; María, por su parte, considera que no llega a los 330.000 € de ingresos totales. En total, unos 780.000 €  por toda una vida de levantarse cuando despunta el alba, deslomarse todo el día y acostarse, exhaustos, pasada la medianoche. Y así, cada uno de los más de 130.000 días que llevan conviviendo y luchando juntos; aunque, con una sonrisa pícara en sus ajados labios, María recuerde aunque no se explique cómo es posible que sacara tiempo para disfrutar de sus ocho o nueve mil encuentros de pasión y sexo con Juan que, al fin y al cabo, es lo único que les ha salido casi gratis.
A esos 780.000 € que Juan y María se ganaron con el sudor de todo su cuerpo (que decir que sólo la frente suda cuando se trabaja duro es minimizar el esfuerzo y caer en un tópico que es una gilipollez), hay que sumarle otros casi 120.000 € de ingresos por trabajos extra, pequeñas aportaciones de sus hijos  y herencias de sus respectivos padres y madres.  Llegamos así a 900.000 € que pagan, algunos dirán que justamente, toda una vida sin vivir más que para trabajar cada jornada; los mismos 900.000 € que cualquier gerifalte de Nova Galicia Banco o Bankia, cobran por apenas seis meses de dedicación exclusiva para ver de encontrar la mejor manera de llenar un poco sus bolsillos y un mucho los de la gente que les paga.
Pero, claro, Juan y María se han gastado 150.000 €, al cambio actual, para pagar las cuotas de hipoteca de ese piso que se compraron en un barrio obrero y que, en realidad, costaba apenas 80.000 € porque todo lo demás es lo que les ha cobrado el banco en intereses y otras zarandajas.  Y el problema es que los señores de la guerra instalados al frente de la economía han hundido el mercado inmobiliario y, si ese inmueble quisieran venderlo hoy, tendrían que aceptar el precio que le dieran aunque, ¡por muy increíble que parezca!, Facenda de la Xunta les cobraría substanciosos impuestos ya que para ella el mercado inmobiliario está boyante y no han rebajado ni un céntimo las valoraciones que aplican a la hora de recaudar impuestos.
Otros 60.000 € de sus ingresos totales, han ido para pagar el coche y los que le fueron substituyendo cada cierto tiempo, los muebles y todas aquellas cosas que hicieron habitable su vivienda y les permitieron acudir a sus puestos de trabajo.
Una vez descontadas las becas, casi 80.000 € es la cifra que les ha costado que sus hijos alcanzaran una formación que presumían idónea. Libros, material escolar, matrículas, actividades extraescolares, la Universidad, las academias, desplazamientos y estancias, etc., etc.
En salud y contando con que la sanidad pública aún no había sufrido el brutal recorte de Rajoy y compañía, se han gastado a lo largo de su vida en pareja unos mil euros por año; en total 30.000 €, para pagar el dentista, los pediatras, los medicamentos cotidianos que necesitas, alguna que otra analítica, los tratamientos de fisioterapia para tratar de que los dolores de espalda de María fueran lo suficientemente soportables para que pudiese trabajar, etc., etc.
La partida más ridícula es la que Juan y María han destinado a gastos de ocio y caprichitos; incluyendo los regalos de Reyes de sus hijos, lo que podría llamarse vacaciones y los helados que ellas incluían, las compras de algún perfume o crema especial, gastos de vestuario y regalos para esas siete bodas a las que han asistido, la compra, renovación o alquiler de material audiovisual, etc., han gastado la estratosférica cifra de unos 35.000 € repartidos con sabiduría económica extrema a lo largo de 30 años.   
Descontados los impuestos que los gravan, los gastos domésticos, comer cada día y vestirse, mayoritariamente en las rebajas, les ha supuesto a Juan y María alrededor de 265.000 €, apenas unos ridículos 2 € por día de media para atender las necesidades básicas de cuatro personas.  
De lo que Juan y María han ingresado durante 30 años de dura vida en común, quedan 280.000 € por asignar; más que lo que han gastado en comida y ropa, casi el doble de lo que han pagado por su vivienda, mucho más del triple de lo que han destinado a educación de sus hijos, prácticamente ocho veces el importe destinado a ocio y vacaciones durante ese mismo periodo. ¿Quién se los ha llevado?, ¿Quien le ha, literalmente, robado a Juan y María prácticamente la tercera parte de sus ingresos? El estado y sus poderes fácticos, a través de impuestos directos e indirectos que luego invierten en regalarle 7.000 millones de euros a Bankia, financiar las actividades en Afganistan y otros países del glorioso ejército de juguete del Reino de España, pagar a una monarquía parasitaria, mantener a chupópteros y reptiles varios, etc., etc.
Juan y María multiplicado por un mínimo de diez millones de familias en su misma situación suponen la astronómica cifra de DOS MIL OCHOCIENTOS BILLONES –con “b”- DE EUROS en los últimos treinta años. ¿Cuánto ha pagado la Banca y las grandes empresas en ese periodo?, pues lo menos posible y por eso se han enriquecido; mientras decían y dicen que Juan y María son los culpables de las crisis cirrótica del sistema, de que la sanidad pública vaya camino de regresar a la beneficencia, de que los alumnos de centros públicos son poco menos que idiotas fracasados que se no tienen capacidad de aprendizaje, de que nuestros mayores se mueren excesivamente tarde y por eso las pensiones son insostenibles; toda esa parafernalia de mentiras que pregonan unos medios de comunicación serviles y cuyo objetivo es ocultar, al más puro estilo nazi, que a los Juan y María de este país los están hundiendo en la miseria.
40 años de esclavitud y una canción desesperada… Juan y María son los Pedro Páramo de nuestro tiempo… “no pasa nada, estamos en el ocaso y son tiempos de nieve y frío, Juan tiene el futbol –piensa María para sus adentros-, lástima de que con los años y ahora que ya no tengo que tomar precauciones –continúa diciéndose en silencio- follemos cada vez menos…”
Pues eso.
        
© Xabier González, 2012
Twitter: @xabiergzalez


26 feb. 2012

CANTANDO BAJO LA MEADA HASTA QUE ESCAMPE UNA DÉCADA DE ÉSTAS



(Siempre escribo acompañado de música, nunca me he atrevido a decidir si es un vicioso placer o un placentero vicio; en el fondo, no creo que a nadie le interese lo más mínimo y a mí, en particular, me da lo mismo…)
En la noche, en esta noche que nació ayer y dejará de serlo mañana, me siento especialmente combativo…
Resulta probable que mi estado de ánimo tenga su razón de ser y existir en un día de consumo exagerado de noticias, opiniones y memeces varias, en soporte escrito y audiovisual, que me han provocado una sobredosis brutal e indigesta –ojos vidriosos incluidos-. ¡No lo dudéis!, es muy difícil procesar hasta convertir en heces la comida basura que las distintas expresiones de columnistas, opinadores, periodistas ad hoc, editorialistas, becarios mediáticos y demás subespecies –rastreras, volátiles, mamíferas, acuáticas, mariposones, soplapitos y flautas, endógenas, exógenas, parasitarias, simbióticas, etc., etc.- del mundillo denominado “medios de comunicación” que desperdician letras, imágenes y sonidos, amparándose en que están bendecidos por Teofanías, Trasnverberaciones y Mokshas jainistas, que le han permitido convertirse en seres de luz informativa –no confundir con “luciérnagas” comunes-, capaces de provocar visiones de Transubstanciación de la noticia al estilo de “tomad y comed, esta es la verdad objetiva; tomad y bebed, esta la única opinión única que os hará libres”.
Trataré de serenar el discurso antes de que se me vaya de las manos y empiece a plantearme seriamente poner nombres y apellidos.
Pero no es fácil porque incluso las herramientas idiomáticas de las que dispone el ciudadano común y corriente están censuradas. Viene eso a cuento porque, aunque podría y seguramente por ello sería bendecido y aplaudido, me niego a considerar siquiera la posibilidad de otorgarles a todos ellos la condición de exégetas porque, en ningún caso o circunstancia, extraen una noticia u opinión imparcial de la realidad contemporánea que a todos nos afecta. No, ellos –personas y soportes mediáticos- desconocen –por ignorancia o porque económicamente le resulta más rentable mirar hacia Cuenca en vez de mirar de frente- lo que es extraer una noticia objetiva de cualquier realidad que acontezca; ellos son más devotos de la Eiségesis, enfermos de egolatría o esclavos de vasallaje y adictos a insertar interpretaciones personales para que el hecho en sí mismo se convierta noticia amanerada y manipulada de lo que conviene que suceda.
Pero el problema es que alguien ha olvidado incluir la palabra Eiségesis en el Diccionario de La Real Academia de la Lengua Castellana -¡perdón!, ¡coño!, ¡que manía tengo con llamarle “castellano” a la lengua “española” del Imperio inexistente!-. ¿La razón?, no está el horno para bollos y se perdería mucha imagen confirmando académicamente que la aceptada Exégesis sistémica es, en realidad, una Eiségesis enmascarada. Ni Tirios ni Troyanos representan la neutralidad informativa pero, si el idioma oficial del sistema no otorga existencia a unos, los “otros” podrán mantener las apariencias y seguir pareciendo lo que no son porque, se diga lo que se diga, los eiségetas disfrazados de exégetas son necesarios para que el sistema funcione, para que la banca gane dinero, para que se pueda subyugar y esclavizar a la clase trabajadora, para que los pensionistas se den con un canto en los pocos dientes que le quedan porque le han subido cinco euros su limosna mensual, para que todo funcione “como es debido” y los desfavorecidos puedan comprarse cinturones con más agujeros para apretarlos y realzar esas cinturas de avispa que las crisis de diseño y los ajustes nos regalan graciosamente.
No hay nada más parcial que la imparcialidad áurea, nada más alienante y cruel que la devoción por ver la realidad a través de los ojos de quienes se instalan, casi siempre por méritos inconfesables y deméritos colectivos, en las tribunas y púlpitos de los grandes, pequeños y hasta en las expresiones mímimas y más reducidas, de aquello que desde siempre hemos dado en llamar medios de comunicación y que, en sus distintas manifestaciones, no son más que instrumentos diseñados para manipular y deformar la realidad hasta conseguir que el consumo de desinformación esté tan bien visto y sea socialmente tan aceptable que parezca insustituible.
La información objetiva no existe, ni existirá ni jamás ha existido; los millones de jingle’s y spots informativos que la ciudadanía consume, consumirá y ha consumido, tienen el mismo nulo valor informativo de ese rumor pirotécnico que no tiene padre ni madre pero sí muchos artesanos que se aplican, con fervor, a pulirlo hasta que alcanza la convalidación social de noticia. Eso sí, para los ingenuos que creen en lo imposible y viven de esperanzas, con mucha más fe en lo que los demás les dicen que en lo que ellos mismos perciben, la única defensa psicológica que puede hacer de la objetividad que les inyectan en vena cada día es aplicar una generosa presunción de inocencia al continente y al contenido. Es su irresponsabilidad, la misma que genera cuantiosos beneficios a los que mean desde las terrazas del poder sobre el ciudadano que pasa para comprobar hasta cuando puede aguantar cantando bajo la lluvia dorada sin comprarse un paraguas en los chinos con el euro que les queda después de dilapidar, su salario o pensión, en pagar hipotecas e impuestos directos e indirectos.
Me viene a la memoria la inmortal “Plácido” del gran Berlanga –sobre todo la lamentable pero tan actual subasta de ciudadanos entre las clases altas-; cobra actualidad y vigencia la mítica “nosotros lo que queremos es coñac”, que diría el peatón adecuada y concienzudamente desinformado mientras canta bajo la meada con la esperanza intacta de que, sin hacer nada ni rebelarse, escampe una década de éstas.

© Xabier González, 2012
correo@xabier.org
www.xabier.org

5 feb. 2012

Fractura social


Ha sido así desde siempre, en todas las civilizaciones o sistemas que han existido, y posiblemente seguirá siéndolo porque cada autodestrucción nunca ha pasado de ser el prólogo de una reedición, en la que se cambian pequeños matices para que todo siga igual aunque parezca que ha cambiado. Y no, aunque apetezca invocarla por lo facilona que resulta, no es una cuestión de esa lucha de clases escenificada muy visualmente –y con notable éxito de público y crítica- a la que tradicionalmente recurren los teólogos de las distintas opciones para soltarnos alegatos y teorías sobre la mejor manera de malvivir y morir como individuos; eso sí, siempre dentro de sistemas que sólo nos aceptan porque somos económicamente imprescindibles y productivamente necesarios. El conflicto está a otro nivel, en la exosfera de lo que nuestra cultura occidental denomina “sociedad”, allí donde la teología no extiende sus raíces y la filosofía de la liberación alimenta la convicción de que negar la existencia de una histórica y milenaria fractura social, entre los que gobiernan al amparo de cualquier sistema y los gobernados, es síntoma de enfermedad intelectual precoz que inexorablemente conduce a una demencia incurable.
Por una parte, alimentado por los poderes fácticos, está el despotismo ilustrado de las oligarquías absolutistas; esas que se esconden o disfrazan bajo la capa de la invisibilidad que le otorgan Constituciones “a medida” y sistemas democráticos y participativos ad hoc que impiden, más o menos disimuladamente, la elección de nuestros representantes en listas abiertas y por su capacidad individual, obligándonos a votar a las marcas políticas que mejor “armonizan” sus intereses particulares con ese decorado, cada vez más digital y virtual, que se ha dado en denominar Gobierno de la Nación o del Estado. Las mismas que, a través del poderoso aparato mediático que subvencionan y manejan, intentan cada minuto de cada día de cada año y de cada legislatura hipnotizar al “respetable” para que acepte con fe, y hasta con esperanza, que sus decisiones están guiadas por la razón y su paternalismo, aplicado individualmente y como sociedad en conjunto, nos dará esos apellidos que nos permitirán abandonar la triste condición de pordioseros “typical spanish” que, como buenos “hijos de la barragana”, trabajamos poco y haraganeamos tanto que podrían aplicarnos cualquier Ley de vagos y maleantes. Y su idea de lo que debemos ser o como debemos existir, impuesta a sangre y fuego, con impuestos directos o indirectos y acciones coercitivas de intensidad máxima, se convierten en una “Religión de Estado”, tan infalible que no es descartable que en un futuro no muy lejano se dirijan a la sociedad con ese “Nós” mayestático que recurre a la Teología más reaccionaria para frenar y combatir cualquier atisbo de herejía librepensadora que pueda surgir en ese “vulgo” que, para la RAE y el sistema, carece de autoridad moral porque está formado por personas que no conocen más que la parte superficial y por ello su verdadera y única utilidad se limita a la función de mulas de carga.
Por la otra, los que somos culpables de todo, los que hemos generado las crisis por culpa de nuestra moralidad disoluta, la escasa vocación de trabajar y los malos hábitos laborales, el despilfarro, los puentes y vacaciones, los jubilados que van mucho al médico porque sienten que su salud es vulnerable, los pensionistas que cobran quinientos euros al mes, los que tienen la suerte de tener un trabajo cuyo salario es inferior a la media europea pero devenga más impuestos que nadie, los consumidores que contamos monedas para llegar a fin de mes y hacer frente a la pérdida del poder adquisitivo, los niños que insisten en jugar y aprenden poco o nada, los autónomos que no encajan en el nuevo orden mundial de la globalización porque son átomos erráticos en un universo concebido para mayor gloria de las galaxias multinacionales, los fumadores que pagamos casi tres euros de impuestos en cada cajetilla que nos venden por cuatro, los que se ven obligados a subirse a un andamio o conducir camiones hasta los sesenta y siete años… en resumen: los pringados, las mulas de carga, los que nacen con un cinturón adosado a su cintura cuyo única utilidad es consumir agujeros al apretarlo, hasta que la asfixia les impida vivir dignamente de pie y les obligue a sobrevivir arrodillados bajo el peso de las cargas que otros les imponen, sin esperanza ni para la vejez ni para las generaciones de las que son padres.
Los que gobiernan y los gobernados… el “Nós” mayestático y pujante de la oligarquía que tiene el timón del barco y la razón de la fuerza como sucedáneo de la fuerza de la razón… frente al “yo” individual y el “nosotros” colectivo, con la autoridad legítima, racional y moral, que de él dimana.
Y de la capacidad que tenga ese “yo” individual en transmutarse en “nosotros” colectivo depende el futuro; si creemos que adoptando posturas solitarias nos salvaremos de la “quema” terminaremos residiendo en campos de exterminio disfrazados de estados o naciones que nos tratarán como tontos útiles a los que, esos gobernantes que se creen más listos que la pana, intentarán con ahínco mediático sentarnos a la mesa de la enésima versión de “La cena de los idiotas” para que construir un reality show en el que parezca que vivimos en el paraíso de las oportunidades y que si fracasamos es culpa nuestra, por ser vagos e inmorales, por trabajar o ahorrar menos de lo que debiéramos y disfrutar de pensiones o servicios de salud que no nos merecemos.
(Enciendo el enésimo cigarrillo, fijo la mirada en el esférico taijitu del ying-yang; ese mismo que construye una teórica realidad dual de fuerzas opuestas y, a la vez, aparentemente complementarias. No, no somos complementarios; mientras los servidores crean que todos los demás somos vasallos que estamos a su servicio hay un factor que sobra en la ecuación. ¿La salida?, es fácil: o ellos o nosotros… o quizás es muy difícil porque los sistemas son el opio del pueblo, auténticas religiones laicas que cuentan con muchos beatos y beatas dispuestos a caminar ciega y sumisamente hacia el suicidio…)

© Xabier González, 2012
correo@xabier.org
www.xabier.org

29 ene. 2012

Rebeldía "sostible"...


- Oye, Xabier; ¿no podías haber elegido otro título para el blog?
- Si, pero elegí este…
- ¡¡¡Carajo!!!, tío, es tan tópico como el torero con montera en ristre o la muñequita con traje de faralaes que los frikis ponen encima del televisor para conmemorar su viaje a alguna parte del Reino de las Españas… Decididamente no me gusta, es una frase hecha venida a menos, sin aspiraciones intelectuales y con escasa enjundia.
- Sin que suene a justificación, toda la culpa del título la tiene la crisis…


Ya sé… ya sé que los observadores dicen, a modo de opinión que quiere unir cierta inteligencia sagaz a la búsqueda de incomodarnos, que aún en las superficies más llanas es imposible asegurar si bajamos o subimos. Y es que el ámbito del entendimiento, la inteligencia, la noción de la realidad, la sabiduría y, en general, de cada una de las facultades sensoriales del ser humano individual o en compañía de otros depende mucho de la medida en que realmente están activas y, en consecuencia, sirven para algo más que para hacer bulto y completar ese puzzle útil que, a menudo, encuentra su mayor virtud en su proximidad con lo inservible.
Desconozco si Sísifo obtuvo ventaja alguna por permitir que los que le observaban, cómodamente sentados a la sombra y dándose la vida padre, agarrado a la piedra y en medio de la empinada ladera, supieran a ciencia cierta que la empujaba con sangre sudor y lágrimas hacia la cima, para tener que reiniciar su eterno ciclo cuando el pedrusco rodaba ladera abajo mientras los observadores, con casi toda seguridad, se descojonaban de risa. Si fuese Gallego, seguro que sólo Sísifo sabría lo que estaba haciendo, aportando expectación, intriga, trama e incierto desenlace a esos espectadores que no verían rodar ladera abajo la piedra porque, una de dos, o estaban dormidos por aburrimiento o inmersos en un apasionado debate sobre si empujaba, sostenía o simplemente estaba tomándose un descanso apoyado en la dichosa piedra.
Digan lo que digan, con la peor o mejor intención del mundo, milenios de cultivo ad hoc de nuestra identidad e idiosincrasia –a veces ese trabajo secular de ingeniería genética se confunde con sumisión y vasallaje histórico cuando siempre ha sido, es y será, rebeldía sostenible- ha logrado convertirse en la alternativa real al concepto Newtoniano que inspira y constituye las bases de todos los sistemas que, bajo la apariencia de dotarla de organización y bienestar, someten a los ciudadanos y a la sociedad actual.
Aunque en la mayoría sea mero instinto, y sin descartar que por accidente afortunado esa situación se dé en individuos de otras nacionalidades, los Gallegos llevamos en nuestro ADN el gen del Principio de Incertidumbre proclamado por Heisenberg que, de forma muy resumida, afirma que no se puede determinar, en términos de la Física Clásica, simultáneamente y con precisión, ciertos pares de variables físicas, como son, por ejemplo, la posición y el momento lineal o movimiento de un objeto. Somos, en otras palabras, individualmente y como sociedad milenaria, un ejemplo viviente de Física Cuántica Social enfrentada a la Física Clásica que domina conceptualmente las sociedades Orwellianas de finales del XX e inicios del XXI y que, a la realidad me remito, son extraordinariamente previsibles y destacan por su extraordinaria sumisión a los poderes fácticos –sistema, banca, multinacionales, globalización, mass media, etc.-, evidenciando mucha más capacidad en soportar resignadamente a los que generan las crisis que en desahuciarlos del poder y, de ese modo, evitarlas o resolverlas.
Y línea a línea llegamos a la lógica irrefutable del “por una parte, ya ves”, dicho o escrito sin ansias de sentar cátedra ni de ejercer como el clásico profesor que nunca se ha detenido a determinar dónde termina su ilustración o sabiduría y comienza su inmenso universo de pedante; simplemente como una fórmula matemática que persigue obtener el índice, y también el nivel o la capacidad, de percepción del interlocutor ocasional con el que coincides, accidentalmente o casi, en la Ruta Xacobea de la vida. Porque, muy a pesar del ego de cada uno –incluido el mío-, si el campo visual real no va más allá de la punta de los zapatos es bastante inútil intentar acercar intelectualmente la línea del horizonte; quien “ve” poco suele oír menos y resultar más inteligente callado que opinando.
“Por la otra, que quieres que te cuente…” , esa segunda parte que ha desterrado los acentos para que nadie la interprete como la pregunta que busca en el interlocutor una respuesta que dé pábulo al intelectual de andar por casa para iniciar esa larga exposición que nunca podrá colgar en Twitter a pesar de comenzar con un prometedor “seré breve”.
“Por unha parte, xa ves; pola outra, que queres que che conte…”, Sí, vamos a tratar de conseguir que la comunicación sea bidireccional, a desaprender a obedecer juntos, a ser esas individualidades cuánticas tan imprescindibles para construir una sociedad menos Orwelliana e influida por Newton y, por lo tanto, más eficaz y justa.
¿Quién se atreve a decir que no podemos?
¿Quién va a ser capaz de evitarlo?



© Xabier González, 2012
correo@xabier.org
www.xabier.org